Digitalizaci贸n y proporci贸n de interferencias

  • 07-12-2022 |
  • Publicado en:

Breve reinterpretaci贸n de los primeros principios y el concepto de participaci贸n plat贸nico1.

Ensayo distinguido con una de las menciones especiales del 芦Segundo Concurso de Ensayos Filos贸ficos 2022禄, organizado por la Universidad Nacional de Rosario (Argentina) en septiembre de 2022, en las que se destac贸, particularmente, el valor de la audacia de para sostener una lectura cr铆tica y personal2.

Devoluci贸n del jurado, modalidad referato doble ciego:

鈥淒igitalizaci贸n y proporci贸n de interferencias鈥. El escrito plantea una relaci贸n original entre ideas cl谩sicas de la filosof铆a y cuestiones contempor谩neas sobre lo digital. Valoramos el esfuerzo de conciliar dos perspectivas y dos ret贸ricas aparentemente distantes entre s铆. El trabajo abre un campo y un enfoque propio que nos resulta muy interesante y prometedor

[M谩s informaci贸n]

Introducci贸n

En el siguiente texto intentaremos tejer relaciones entre los supuestos 芦Primeros principios禄 plat贸nicos y su concepto de participaci贸n, con conceptos actuales como redes neuronales, procesamiento digital y t茅cnica. Para ello, en m谩s de una ocasi贸n, seremos guiados por el fil贸sofo franc茅s Gilbert Simondon. Creo que ser谩 necesario recalcar que trataremos al tema desde un enfoque heur铆stico o creativo m谩s que acad茅mico.

Seg煤n testimonios indirectos, Plat贸n habr铆a desarrollado una teor铆a acerca de los mencionados 芦Primeros principios禄 solo trasmitida de forma oral. Estas ense帽anzas son conocidas como 谩grapha d贸gmata o, justamente, doctrinas no escritas. Ser谩 el pu帽o de Arist贸teles el que nos hable de ella, as铆 como comentaristas o dox贸grafos que suelen evocarla a trav茅s de la c茅lebremente discutida conferencia o curso 芦Sobre el Bien禄. En ella, seg煤n palabras de Arist贸xeno, los asistentes se sintieron decepcionados, ya que esperaban escuchar acerca de 芦bienes humanos禄 y la misma trataba de 芦matem谩ticas, tanto de n煤meros, geometr铆a y astronom铆a禄 (Rom谩n Alcal谩, 1999).

En este breve espacio no nos vamos a centrar en interesantes debates sobre autor铆a, oralidad, escritura, demiurgos, Tubinga, exoterismo, esoterismo o legitimidades acad茅micas. Vamos a ocuparnos de analizar aquello contra lo que parece pelear, mayormente, Arist贸teles y otros, como Jen贸crates, intentan explicar.

Los principios plat贸nicos: lo Uno y la Diada

Eggers Lan ha realizado una excelente antolog铆a llamada 芦Selecci贸n de textos para la discusi贸n sobre las ense帽anzas orales禄 (1993) que ser谩 de mucha utilidad para nuestro an谩lisis o, al menos, su introducci贸n. El 铆tem 18, nos propone la letra de Alejandro, en lo que considero, una interesante depuraci贸n sobre el tema: Plat贸n, tal como los pitag贸ricos, conceb铆a lo primero y no-compuesto como principio. Por ello, en la progresi贸n geom茅trica de punto, l铆nea, plano y cuerpo, el punto, al ser anterior a los otros y absolutamente no compuesto, ser铆a un principio. Sin embargo, escribe: 芦al punto lo llamaban unidad禄 y las unidades, son n煤meros. Entonces, los N煤meros ser铆an los principios. El desarrollo contin煤a: seg煤n Plat贸n, las Ideas son primeras que las cosas que existen, ergo, las 芦Ideas son n煤meros禄. Finalmente, los principios del n煤mero y de las Ideas, son (o deber铆an) ser los mismos (p谩g. 181).

Estos primeros principios en com煤n entre el n煤mero y las Ideas ser铆an 芦lo Uno禄 y la 芦Diada indefinida禄 (o de lo grande y lo peque帽o). Podemos encontrar una breve rese帽a sobre ellos en el cap铆tulo 6 del libro I de Metaf铆sica, donde, Arist贸teles, bajo su lupa, analiza la doctrina de Plat贸n, afirmando que, este,

se sirve 煤nicamente de dos causas, el qu茅-es y la materia (en efecto, las Ideas son las causas del qu茅-es de las dem谩s cosas, y lo Uno, a su vez, del qu茅-es de las Ideas), y <a la pregunta sobre> cu谩l es la materia entendida como el sujeto del cual se predican las Ideas en el caso de las cosas sensibles, y del cual se predica lo Uno en el caso de las Ideas, <responde> que es la Diada, lo Grande y lo Peque帽o.

(Arist贸teles, Met. I,6, 988a8-15)

Entonces, en clave aristot茅lica, podr铆amos interpretar a lo Uno como principio que da forma, unidad y l铆mite y a la Diada como principio indeterminado que recibe dicha forma, progresando tanto hacia lo grande como lo peque帽o; causa de multiplicidad. La Diada participar铆a en dos instancias: primero ser谩 materia o sujeto de cambio que lo Uno definir谩 en Ideas y, luego, ser谩 materia de las cosas sensibles. Reale interpretar谩 que nos encontramos con dos niveles distintos de fundamentaci贸n, dos planos sucesivos (Tonelli, 2011, p谩g. 3). Personalmente, creo posible interpretar que la Diada mediar铆a, como sujeto de proporci贸n o analog铆a, en la comunicaci贸n o accesos, entre lo Uno, las Ideas y las cosas sensibles. Mercedes Iglesias (1994) desarrolla una interpretaci贸n similar en cuanto a las Ideas y lo sensible con el concepto de participaci贸n: con 茅l, Plat贸n, intentar铆a una v铆a intermedia entre el ser y el no-ser que le permita excluir la radicalidad de los absolutos parmen铆deos, sirviendo, as铆, como acceso relativo al ser.

Finalmente, Arist贸teles atribuir铆a como una innovaci贸n plat贸nica el concebir a lo ilimitado compuesto por lo grande y lo peque帽o en vez de ser uno, as铆 como situar a los n煤meros fuera de lo sensible: las realidades matem谩ticas, dice, se encontrar铆an entre las Ideas y lo sensible. Esto 煤ltimo, seg煤n la apreciaci贸n del autor, porque, a diferencia de los pitag贸ricos y por su conocimiento de la dial茅ctica, mantuvo su investigaci贸n al nivel de los conceptos o logikos en lugar de physikos. Simplicio aportar铆a cierta claridad al decir que, el n煤mero, que es uno y determinado, participa de lo Uno, pero en cuanto se divide y es m煤ltiple, participar铆a de la diada indefinida. Toda idea participa, necesariamente, para su inteligibilidad, de lo uno. Recordemos que hablamos del 2, 3, 4 o cualquier n煤mero como ente, no como la cantidad que representan. Finalmente, la distinci贸n entre la imitaci贸n pitag贸ricas y la participaci贸n plat贸nica, remarcada sarc谩sticamente por Arist贸teles – 芦Plat贸n se limit贸 a un cambio de palabra禄, (Metaf铆sica, p谩gs. 90, 987b10) -, ser谩 fundamental.

En El modo de existencia de los objetos t茅cnicos (MEOT) (2018), Simondon plantea que el n煤mero de las ciencias parecer铆a ser de origen religioso. El fil贸sofo franc茅s dir谩 que, comport谩ndose como estructuras, permite la relaci贸n de participaci贸n: captando una realidad particular en su referencia al conjunto. El pensamiento que utiliza los n煤meros ser铆a esencialmente contemplativo: no quiere contar o medir a los seres, sino relacionarlos con la totalidad del mundo. Esta conceptualizaci贸n, siempre seg煤n el mencionado autor, ser铆a heredada del pensamiento religioso, que buscaba captar las realidades figurales universales para conservar una integridad preexistente a toda acci贸n particular. Respeto de lo real en tanto totalidad que nos supera infinitamente, no a una acumulaci贸n inductiva de realidad de fondos locales (Simondon, 2018, p谩gs. 225-227). En La Rep煤blica, S贸crates remarca a Glauc贸n la oposici贸n del 芦n煤mero plat贸nico禄 al de los comerciantes: no se debe hacer servir al n煤mero en compras y ventas; el n煤mero debe emplearse para conocer y no para comerciar (p谩gs. 234, 525d-e).

Pasando al segundo principio, la Diada de lo grande y lo peque帽o, creo posible interpretarlo como una suerte de materia l贸gica donde se registran las proporciones o analog铆as que efect煤an una comunicaci贸n bidireccional entre los conceptos y lo sensible. Podr铆amos pensar a las Ideas y los n煤meros como elementos y estructuras que permean la traslaci贸n o traducci贸n de dichas proporciones en dos niveles o movimientos epistemol贸gicos: 芦horizontalmente禄, dentro de lo inteligible, y en su apertura 芦hacia禄 lo sensible. Las comillas se deben a que, m谩s que para su planteo, no creo que sean del todo pertinentes las referencias espaciales y temporales. Ser铆a mejor considerar estos movimientos como los de la luz que, al cambiar de medio, cambia su velocidad sin desaceleraci贸n ni aceleraci贸n.

Resoluci贸n primitiva

Prescindir de una conceptualizaci贸n de lo ilimitado como uno (o no-Uno), ser铆a la piedra angular para cualquier tipo de conocimiento acumulativo. As铆, lo ilimitado se convertir谩 en una cuenta a futuro, una predicci贸n a cuenta; un haber. El acceso relativo a lo Uno desde la Diada se comportar铆a como la manifestaci贸n de un desfasamiento epistemol贸gico, constitutivo y necesario, ante una identidad absoluta imposible de sostener. Las relaciones tempo espaciales, el d铆a, la noche, la siembra, la cosecha, incluso los supuestos dioses de los bueyes de Jen贸fanes nos enfrentan desde su incontrastable manifestaci贸n. Podr铆amos asociar este desfasamiento con la posible ruptura en la relaci贸n figura fondo, desarrollada por Simondon, tras una supuesta unidad m谩gica primitiva (2018, p谩gs. 180-187). El Principio de complementariedad nos asedia.

Podemos encontrar m谩s pautas de esta ruptura a trav茅s de paradojas: si la ignorancia se muestra absoluta no podemos ignorarla. Si la duda se muestra absoluta no podemos dudarla. En alg煤n punto de la red epistemolog铆a S贸crates y Descartes se entrelazan. La tensi贸n binaria se manifiesta en extremos de activaci贸n rec铆proca; los extremos manifiestan la resoluci贸n primitiva de una tensi贸n continua. El no-ser podr铆a ser un absurdo necesario, ergo constitutivo, por la fe en la existencia (del ser).

En pintura, para oscurecer al color rojo deber铆amos usar el color verde. 脡ste provoca la inhibici贸n de su onda. Un rojo absoluto inhibe absolutamente la manifestaci贸n del verde: el verde se vuelve infinito, se revuelve a un uno ilimitado; 谩peiron, inaccesible. Como en cu谩ntica, una varianza 0, hace que no podamos conocer en absoluto al valor que se encuentra en tensi贸n con 茅l. Luego, usar el negro para oscurecer el color rojo podr铆a interpretarse como una intervenci贸n que violenta su proporci贸n reflexiva. Relaci贸n par贸dica, absurda y extrema que inhibe la manifestaci贸n general de las ondas, legitimada en la percepci贸n. La relaci贸n se resuelve en 茅xtasis, pleonex铆a que pone fuera de s铆 mismo a lo participante; la t茅cnica, por momentos, parecer铆a forzar proporciones de participaci贸n. Arist贸teles escrib铆a, con cierta mofa, que los pitag贸ricos afirmaban que eran diez los cuerpos celestes bas谩ndose en la creencia de la perfecci贸n de dicho n煤mero (Metaf铆sica, p谩gs. 84, 986a10). Plat贸n desplaz贸 a los n煤meros de lo sensible. Hoy los descubrimientos te贸ricos fundamentados pueden ser nobeles. Marco; polo. En Hombres y engranajes, S谩bato escribe: 芦llegaron al convencimiento de que 鈥榣a naturaleza est谩 escrita en caracteres matem谩ticos鈥, cuando lo que estaba escrito en caracteres matem谩ticos no era la naturaleza, sino鈥 la estructura matem谩tica de la naturaleza禄 (S谩bato, 1951, p谩gs. 381-384).

Simondon nos expresa que la falla del gesto t茅cnico desfasa al acto t茅cnico, permiti茅ndonos captar a la physis en su distinci贸n del gesto humano. La potencialidad del devenir ser铆a mucho m谩s rica que la simple virtualidad esquem谩tica humana. La posibilidad l贸gica no ser铆a m谩s que el reflejo debilitado de la virtualidad de lo real. El devenir impone l铆mites a la eficacia abstracta (2018, p谩gs. 219-220). La exactitud parecer铆a existir solo en el vac铆o, en el experimento, en la virtualidad; sistemas cerrados, localidad; unidad m谩gica inaccesible. Retorno a lo primitivo.

Plat贸n concibe a la contradicci贸n de la unidad como una incitaci贸n a la inteligencia que nos fuerza a ver lo grande y lo peque帽o, distingui茅ndola (La Rep煤blica, p谩gs. 233, 524e). Pensemos, no solo a la falla t茅cnica, sino tambi茅n a toda contradicci贸n o irregularidad en nuestras construcciones, determinaciones o estructuras funcionales como emergencia tecnof谩nica; realidad t茅cnica m煤ltiple inmersa y dispersa en confusi贸n de unidad. Esta revelaci贸n, tras examen, podr谩 hacer visibles estructuras temporales y relativas que abrazan manifestaciones que creemos o forzamos como absolutas. La falla y la posibilidad misma del intento descubren l铆mites y vulnerabilidades coercitivas para con el devenir, permiti茅ndonos corregir los m谩rgenes indeterminaci贸n. Wittgenstein, en Investigaciones Filos贸ficas 搂271, nos deja una frase bell铆sima que puede servir como proporci贸n indagatoria: 芦la rueda que puede girarse, sin que con ella se mueva el resto, no pertenece a la m谩quina禄 (2017b, p谩g. 152).

Pensemos, tambi茅n, a toda manifestaci贸n como una proporci贸n de interferencias; interferencias que se suelen repetir en tiempo y espacio, tejidas en puntos que emergen regularmente de forma aparentemente correlativas. Encontrar lo regular en la manifestaci贸n podr铆a permitir su reproducci贸n t茅cnica, quiz谩s, en alg煤n punto, imperceptible. Digo; el negro efectivamente oscurece al rojo y, si bien le quita saturaci贸n y lo hace ver sucio, en el lienzo, para una mayor铆a que podemos calcular mediante un desv铆o est谩ndar, tiene un sabor bastante similar. S谩bato, relacionado leyes matem谩ticas y poder, afirma que el ser humano confunde verdad con poder (1951). No es dif铆cil observar en lo cotidiano supuestos correlativos que, al funcionar, se vuelven verdad. Sagrado. La medida es desv铆o y la medida del desv铆o podr铆a ampliar el rango de tolerancia exploratoria o representativa. Dispersi贸n cuantificada.

Podr铆amos suponer, desde un punto de vista rom谩ntico, solo 煤til para reconocer la importancia de las indeterminaciones, a la t茅cnica relacionada con el automatismo como imitaci贸n pitag贸rica; afirmaci贸n del consecuente. Una suerte de resoluci贸n primitiva mediante procedimientos que buscan un resultado. En contrapartida, coloquemos a la participaci贸n: pertenecer sin negaci贸n, propia o del otro; no absolutidad. Tomar parte de algo sin vaciarlo de presente, ser en tensi贸n; proporci贸n justa. (Tao.) Desde este escenario, en estas l铆neas, propongo comprender la participaci贸n plat贸nica como el ejercicio de elementos que se poseen a s铆 mismos y, a la vez, se comparten, constituyendo una proporci贸n que da posibilidad de pasaje de un t茅rmino a otro. La proporci贸n comprime relaciones liberando la indeterminaci贸n que da acceso a lo Uno; acceso relativo que acepta su incompletitud y lo vuelve fortaleza. Escudo de Atenea: fijar la mirada nos petrifica.

De esta forma, abrazar铆amos las interferencias e irregularidades, llevando a cabo un traslado epistemol贸gico de proporciones. La definici贸n, como en cu谩ntica, se dar铆a por un estado de sistema, no de identidades universales perfectas o figuras y fondos que se encuentran a medio camino de la localidad y la no-localidad. Ni determinaci贸n teleol贸gica a sobreestimar ni realidades sensibles a desestimar. Lo irrealizable, como inaccesibilidad que permite cierto grado de indeterminaci贸n, podr铆a obligar un devenir individuante que penetrar铆a nuestro solipsismo, ampliando el margen de incoerci贸n.

La paradoja plat贸nica parece ser que, en la transposici贸n o traducci贸n de realidades o niveles epistemol贸gicos, sensibles, locales, no-locales, solipsistas, incluso funcionales, es necesaria una unicidad inaccesible que se resguarda para hacer posible toda participaci贸n. Interpretamos que la inaccesibilidad de lo Uno planteada en clave parmen铆dea ser谩, justamente, lo que permite el traslado. Su indefinici贸n permite el juego (de lenguaje) y su transmisi贸n. Integridad. En un acceso relativo, el no-ser se pone en movimiento, manifest谩ndose tecnof谩nicamente. El juez (matem谩tico) planteado por Plat贸n en la mencionada contradicci贸n de la unidad, parece ser necesario. La realidad se muestra tensional: la ignorancia absoluta da certeza que ignoramos. Sublime.   

Tecnicidad

En su curso Psicosociolog铆a de la tecnicidad de 1960, Simondon desarrolla el concepto del car谩cter auto-constituyente de la tecnicidad. Para ello, ejemplifica con un viajero perdido en el bosque. Para encontrar la salida, el primer paso que d茅 se convertir谩 en norma, siendo, el paso siguiente, acumulativo con respecto a este. La norma ser铆a derivada del acto y no una virtualidad previa que actualizar. Todo acto, an贸mico en su origen absoluto, se valorizar铆a porque se contin煤a y descansa cada vez m谩s sobre 茅l mismo. As铆, dir谩 que el gesto t茅cnico es autonormativo en la medida en que es constructivo y que un razonamiento bien construido conserva la evidencia, como una m谩quina simple que se constituye con largas cadenas de engranajes y de poleas (Simondon, 2017, p谩gs. 105-106). En el MEOT, desarrollar谩 que la t茅cnica comprime realidad humana en objetos y sistemas t茅cnicos; nos pincha una y otra vez con su certeza de que la cultura, en tanto defensa ante la t茅cnica, ignora que, aquello que reside en las m谩quinas, es realidad humana: gesto humano fijado y cristalizado en estructuras que funcionan (2018, p谩g. 34). El objeto t茅cnico concreto, aquel que ha evolucionado en relaci贸n con su propio funcionamiento, compatibiliza y unifica, a su vez, una heterogeneidad de principios cient铆ficos.

En la producci贸n industrial, seg煤n el fil贸sofo franc茅s, la totalidad se condensar谩 en una pieza separable, producida con una precisi贸n extrema por individuos t茅cnicos no humanos, alej谩ndose de modos individuales y humanos de intervenci贸n y retoque. La pieza, o elemento t茅cnico, es intercambiable, integr谩ndose al todo por su funcionamiento, dilat谩ndose luego en una inmensa red de distribuci贸n para, finalmente, ensamblarse en una multitud objetos t茅cnicos. De esta forma, lo microt茅cnico o nivel de los elementos y lo macrot茅cnico o nivel de las redes t茅cnicas, se liberan de la escala y producci贸n humana, convirti茅ndose en soportes de la tecnicidad y pudiendo evolucionar de forma aislada. Esto concretiza al subconjunto y la poblaci贸n volvi茅ndolos m谩s coherentes y compatibles consigo mismos, dejando, el nivel humano o mesot茅cnico, en situaci贸n alienante. Hoy vemos m谩s que nunca como los objetos t茅cnicos participan en redes t茅cnicas que abrazan al mundo, conformando el medio tecnogeogr谩fico donde nuestras vidas se desarrollan. Simondon afirmar谩 que

no se cambia una red, no se construye una red por s铆 mismo: s贸lo se puede conectar con la red, adaptarse a ella, participar de ella; la red domina y ci帽e la acci贸n del ser individual, domina incluso cada conjunto t茅cnico. De all铆 proviene una forma de participaci贸n en el mundo natural y en el mundo humano que otorga una normatividad colectiva incoercible para la actividad t茅cnica [鈥 una solidaridad extremadamente concreta, existente instante a instante por el juego de condicionamientos m煤ltiples; a trav茅s de las redes t茅cnicas, el mundo humano adquiere un alto grado de resonancia interna. [鈥 la tecnicidad forma parte del mundo, no es s贸lo un conjunto de medios, sino tambi茅n un conjunto de condicionamientos de la acci贸n y de incitaciones a actuar.

(Simondon, 2018, p谩gs. 237-238)

Digital y anal贸gico

Las computadoras digitales funcionan con valores discretos representados por s铆mbolos. Si sumamos 1 + 1, no hay nada f铆sico en la computadora que sea el doble de uno como suceder铆a en un 谩baco o una computadora anal贸gica. El n煤mero digital es exacto, no pertenece a la inexactitud del mundo sensible: su proyecci贸n se hace desde un encadenamiento de estados no continuos. Temistio, citando a Jen贸crates, disc铆pulo de Plat贸n, escribe:

芦supon铆an que la naturaleza incorp贸rea estaba completamente alejada de la cantidad continua – por cuanto no subsiste en un s贸lido – y es propia de <la cantidad> dividida. Pues pensaban que una multitud compuesta de verdaderas unidades es de aquella naturaleza, no <una multitud compuesta> de unidades tales como aquellas de las que nos servimos para los cuerpo, ninguna de las cuales es exactamente ‘una’, sino m谩s bien ‘m谩s de una’, incluso m谩s bien ‘infinitas’. Por lo cual llamaban a este n煤mero ‘ideal’ (eidetik贸n), por cuanto est谩 compuesto de Ideas y postulaban estos n煤meros como Ideas de las cosas禄.

(Eggers Lan, 1993, p谩g. 192)

En el mismo fragmento desarrollar谩 que la l铆nea al ir de uno hacia uno (punto a punto), representa la longitud o primera D铆ada; el tri谩ngulo sumar谩 a la longitud la latitud para conformar la primera tr铆ada y, la pir谩mide, sumando la profundidad, representar谩 la primera t茅trada. Punto, l铆nea, plano y cuerpo. Los n煤meros plat贸nicos y su representaci贸n parecen comportarse como certezas acumulativas, pasos encadenados que descansan en su participaci贸n en lo Uno, el punto. Arriba hablamos sobre la inviabilidad de negar la unidad: necesariamente, al menos desde nuestra epistemologizaci贸n y m谩s all谩 de su accesibilidad, lo Uno debe existir para permitir, desde la participaci贸n en 茅l, cualquier tipo de diferenciaci贸n. El n煤mero plat贸nico es digital.

Entonces, pensando a los n煤meros ideales como 芦largas cadenas de engranajes y poleas禄 que terminan descansado en lo Uno, tal y como el viajero en el bosque, podr铆amos concebir a los n煤meros sagrados del fil贸sofo como autonormativos, particip谩ndose como elementos de una red de tecnicidad donde el primer paso es, como hemos dicho, lo Uno. Luz expandi茅ndose desde lo Uno, adquiriendo la forma de un cono tridimensional. Todo n煤mero estar谩 comprendido en 茅l. Continuo artificial; t茅cnica. Conos de luz. Podemos imaginar el cono opuesto partiendo del mismo suceso; negativo, pasado.

Volvamos al presente. Definamos a grandes rasgos el funcionamiento de una red neuronal. Una red neuronal es un m茅todo de la inteligencia artificial que utiliza nodos, tambi茅n llamadas neuronas, interconectados en una estructura de capas que se parece al cerebro humano. Interconexiones que var铆an 芦descargas禄 o pesos para representar, con su combinaci贸n, una 芦salida禄 con respecto a una 芦entrada禄. El primer prototipo, llamado Mark 1 perceptron, fue dise帽ado por Frank Rosenblatt en 1958 y su finalidad era reconocer im谩genes a trav茅s de patrones que se ajustaban para reducir su error. Gesto humano fijado y cristalizado en estructuras que funcionan.

Como en el caso del perceptr贸n, las redes neuronales pueden ser entrenadas de forma supervisada. Tambi茅n pueden analizar grandes cantidades de informaci贸n de forma aut贸noma, buscando patrones o conocimientos nuevos (Amazon, 2022). Durante su entrenamiento, una red neuronal ser谩 ajustada o ajustar谩 aquellos valores para mejorar su tarea; pesos, incidencias, sesgo o seguridad m铆nima para disparar cierto resultado, descartando aquellos que no les ser谩n 煤tiles para tal prop贸sito. Estas combinaciones que servir谩n de medida a futuras entradas pueden entenderse, tal como el n煤mero en la interpretaci贸n simondoniana, como estructuras que permite la relaci贸n de participaci贸n. Las activaciones positivas, a trav茅s de las cuales se ajustan o crean los patrones, se basan en una eficiencia predictiva relacional, en interferencias proporcionales, no en suposiciones te贸ricas o largas cadenas de correlaciones cient铆ficas. Participaci贸n; proporciones de Ideas, interferencias, que dan acceso relativo a lo Uno.

Las redes neuronales est谩n llevando al l铆mite al procesamiento digital que, en estos momentos, se est谩 tornando un limitador para su aplicaci贸n o innovaci贸n. En 芦El Futuro de las Computadoras Ser谩 Radicalmente Diferente禄, el canal de YouTube, Veritasium, explica de forma muy did谩ctica el conflicto de este tipo de procesamiento (Veritasium, 2022). Uno de los puntos centrales es su gran consumo de energ铆a, utilizada mayormente, por cuestiones en el dise帽o de su arquitectura, en alcanzar la informaci贸n y no en realizar los c谩lculos. Luego nos encontramos con que, la famosa Ley de Moore, aquella que expresa la duplicaci贸n en la velocidad de procesamiento cada dos a帽os, est谩 tocando un l铆mite f铆sico: el tama帽o de un transistor se est谩 acercando al de un 谩tomo. Lo curioso es que los procesos involucrados en la aplicaci贸n de redes neuronales consisten, b谩sicamente, en la multiplicaci贸n de matrices sin necesidad de exactitud absoluta, sino respetando cierto sesgo. Tecnofan铆a; desfasamiento del acto t茅cnico: el devenir impone l铆mites a la eficacia abstracta. La exactitud parecer铆a existir solo en el vac铆o, en su participaci贸n con lo Uno, en una unidad m谩gica primitiva.

Las problem谩ticas planteadas con respecto al procesamiento digital est谩n alentando la implementaci贸n de procesadores de matriz anal贸gicos: dispositivos computacionales muy poderosos, r谩pidos y de bajo consumo, sin ceros ni unos. Este tipo de procesadores realizan c谩lculos mediante circuitos el茅ctricos programables que act煤an como analog铆as de situaciones espec铆ficas que queramos computar y resolver. Al tener entradas y salidas de car谩cter continuo, m谩s las variaciones derivadas de sus componentes, no cuentan con la exactitud de las computadoras digitales. Tampoco con su capacidad actividad multiprop贸sito. Pero se ajustan a las necesidades de las redes neuronales. Actualmente se utilizan de forma h铆brida, complement谩ndose, con las digitales (Veritasium, 2022). El futuro parece ser, parcialmente, anal贸gico; manifestaci贸n de interferencias en lo sensible. Proporciones. Escalas planetarias comprimidas en roces de bronce en el Mecanismo de Anticitera. Participaci贸n.

Hagamos un 煤ltimo regreso a Simondon. Para 茅l, la perfecci贸n de la t茅cnica reside en preservar cierto margen de indeterminaci贸n en el funcionamiento de una m谩quina que le permita ser sensible a una informaci贸n exterior. Una m谩quina autom谩tica sacrifica muchas posibilidades de funcionamiento, se encuentra sobreadaptada para cumplir una tarea; posibilidad futura de desadaptaci贸n. El automatismo, dir谩 Simondon desde su lucha activa por la liberaci贸n de las m谩quinas, posee una significaci贸n econ贸mica o social m谩s que una significaci贸n t茅cnica. (Debemos alejar los n煤meros de los comerciantes, aconsej贸 Plat贸n.) El fil贸sofo franc茅s supon铆a al ser humano como organizador o interprete viviente de las m谩quinas, enfatizando que, a煤n en un intercambio directo entre m谩quinas, como sucede con los osciladores, deber谩 intervenir como 芦ser que regula el margen de indeterminaci贸n禄 (2018, p谩gs. 33-34). Creo que esto mismo observamos en el entrenamiento de las redes neuronales.

La supremac铆a del n煤mero digital, lo exacto, que ha progresado desde su desligamiento de lo sensible, est谩 llegando a su fin. Plat贸n nos recuerda que hay dos tipos de perturbaciones: una al trasladarse de la luz a la tiniebla, y otra de la tiniebla a la luz (La Rep煤blica, p谩gs. 225, 518a). Tal vez es el momento de encontrar un punto medio en el camino. Tal vez las sombras o las figuras detr谩s del fuego cuantifican el acceso en una desviaci贸n est谩ndar. Tal vez, ese juez necesario en casos de una contradicci贸n con respecto a la unidad, lo es constitutivamente. Y, tal vez, esa mediaci贸n sea, en breve, realizada por la tecnolog铆a.

Bibliograf铆a

Amazon. (2022). 驴Qu茅 es una red neuronal? Obtenido de Amazon web services: https://aws.amazon.com/es/what-is/neural-network/

Arist贸teles. (2014). Metaf铆sica. En Arist贸teles. Madrid: Gredos.

Eggers Lan, C. (1993). Ap茅ndice: Selecci贸n de textos para la discusi贸n sobre las ense帽anzas orales. M茅thexis, 6, 171-195. Obtenido de http://www.jstor.org/stable/43738863

Iglesias, M. (1994). La alteridad en el Sofista de Plat贸n. (U. d. D铆az, Ed.) Revista de filosof铆a, 11, 1-19.

L贸pez et al., M. (2017). Hacia la computaci贸n de energ铆a cero. Investigaci贸n y ciencia (493), 72-79.

Plat贸n. (2011). La Rep煤blica. (C. Eggers Lan, Trad.) Madrid: Gredos.

Rom谩n Alcal谩, R. (1999). 驴Son los 谩grapha d贸gmata las lecciones no escritas de Plat贸n? Anales del Seminario de Historia de la Filosof铆a, 16., 85-108. Obtenido de https://revistas.ucm.es/index.php/ASHF/article/view/ASHF9999110085A

S谩bato, E. (1951). Hombres y engranajes. Madrid: Moro.

Simondon, G. (2017). Psicosociolog铆a de la tecnicidad. En G. Simondon, Sobre la t茅cnica (p谩gs. 35-130). Buenos Aires: Editorial Cactus.

Simondon, G. (2018). El modo de existencia de los objetos t茅cnicos. Buenos Aires: Prometeo libros.

Tonelli, M. (2011). La compleja relaci贸n entre el demiurgo y la kh贸ra del Timeo y la doctrina de los principios atribuida a Plat贸n. VIII Jornadas de Investigaci贸n en Filosof铆a.

Veritasium. (27/03/2022). El Futuro de las Computadoras Ser谩 Radicalmente Diferente. Obtenido de YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=qNtxODk_Lmk

Wittgenstein, L. (2017b). Investigaciones filos贸ficas. Madrid: Editorial Trotta.

Notas

  1. Monograf铆a presentada en el 芦Segundo Concurso de Ensayos Filos贸ficos 2022禄, organizado por la Universidad Nacional de Rosario (Argentina) en septiembre de 2022.
  2. Concurso de ensayos filos贸ficos (2022). Resultados Convocatorias [2022]: https://ensayosfilosoficosunr.blogspot.com/2022/12/resultados-primera-convocatoria-2022.html
  • 07-12-2022 |
  • Publicado en:
  • Etiquetas: