Siempre hay una excusa para hablar de Filosofía

Clase de anatomía (c. 1890). Fuente.
Se ha dicho y analizado hasta el hartazgo: ¬Ņcu√°n diferente era un sal√≥n de clases en 1890 a uno de nuestros d√≠as? Considero que hay metodolog√≠as y ocupaciones del espacio que ya no van m√°s.

Metaestable

Cuando cursaba mis estudios secundarios solía no prestar atención y dibujar en silencio mientras la clase transcurría. Como casi cualquier adolescente, utilizando conceptos simondonianos, me encontraba en estado metaestable.

Fue en una de esas clases donde una frase y, sobre todo, un tono, llam√≥ mi atenci√≥n: ¬ęes tan impresionante lo que dice Descartes, chicos¬Ľ, afirmaba en estado vehemente la docente. Ella, Any Rosso; la materia, Filosof√≠a. Levant√© mi cabeza y not√© fuego en sus ojos; fue un camino de ida. En un primer momento pens√© que se hab√≠a vuelto loca. Nunca hab√≠a prestado mucha atenci√≥n, hasta ese d√≠a, a las clases. Las formas de la docente hicieron que levante la cabeza y comience a escuchar, escuchar de verdad.

Clase de anatomía (c. 1890). Fuente.

Cuando termin√≥ la clase, se acerc√≥ a mi pupitre y me pregunt√≥: ¬ŅQu√© estabas haciendo? Mi primera reacci√≥n fue cerrar la carpeta para ocultar el dibujo y largar un poco efusivo nada, nada. Retruc√≥: de verdad, ¬Ņqu√© hac√≠as? ¬Ņestabas dibujando? Afirm√© sus palabras con cierta frustraci√≥n. ¬ęHagamos una cosa: en cada clase pod√©s hacer un dibujo sobre lo que estamos hablando y al final lo compart√≠s con tus compa√Īeros¬Ľ. Si; ¬ęest√° loca¬Ľ, pens√©, pero me sent√≠ en luz. Desde ese momento esper√© cada clase con ansias y ampli√© mis lecturas sobre el tema. El tiempo paso y, cuando tuve la posibilidad de elegir que estudios continuar, no dud√©: Filosof√≠a. No hab√≠a segunda opci√≥n.

Con el tiempo pensé: no hay malos alumnos. En todo caso, métodos incorrectos.

Finalmente, no pude cursar mis estudios universitarios por demasiado tiempo; incluso el acceso a materiales y cursadas eran un impedimento. Pero… el fuego segu√≠a quemando bajo las brasas apagadas: este a√Īo, tras quince a√Īos desde la √ļltima vez que pis√© una universidad, pude retomarlos, al menos por el momento y gracias a la virtualidad.

¬ŅQu√© te dar√°?

Tiempo atr√°s, les coment√© a mis hijas sobre unos conceptos de f√≠sica cu√°ntica que me hab√≠an parecido interesantes. “Papi, a vos todo te parece interesante“, dijo Emilia, la menor. Tiene raz√≥n. Intent√© buscar analog√≠as de lo cotidiano, juegos y personajes de los dibujitos para una explicaci√≥n improvisada. En un momento una de ellas dice: ¬ę¬°superposici√≥n!¬Ľ, seguido de una posici√≥n de superh√©roe para cerrar la idea con ¬ę¬ŅQu√© te dar√°, que te dar√°?¬Ľ. No lo sab√≠a, pero estaban trayendo a copresencia un episodio de los ¬ęJ√≥venes titanes en acci√≥n¬Ľ.

La conversación siguió y supieron poner en palabras propias, con total claridad, mucho de esos conceptos. Sin dudarlo, decidimos ver el episodio juntos. En ocasiones, pausábamos el capítulo para realizar acotaciones, tanto ellas como yo. Tal vez, la complejidad de la abstracción no fue completamente captada, no lo podría afirmar.

Pens√©: no hay malos alumnos ni conversaciones o conceptos que un menor no pueda captar. En todo caso, podr√≠a haber m√©todos y enfoques incorrectos. La cantidad de videos y variedad de explicaciones crece y se multiplica d√≠a a d√≠a. Solo hace falta una b√ļsqueda en YouTube para darnos cuenta y encontrar el que mejor se adapta a nuestra continuidad de inteligibilidad e identidad.

Titanes en acción. Superposición.
Titanes en acción. Experimento de Young o de doble rendija.
Titanes en acción. Experimento mental del gato de Schrödinger.
Titanes en acción. La medición.

https://www.youtube.com/watch?v=Keaa4hOWnzU

René Eilish

René Eilish. Arte digital.

Por esas vueltas del algoritmo sonó por mis parlantes una voz, por momentos sombría, que atrapó mi atención en su primera guturación. Esta voz, sobre una de esas bases hipnóticas que te hacen, mínimo, balancear la cabeza arriba y abajo, derecha e izquierda, repetía una y otra vez:

I’m not your friend or anything
Damn, you think that you’re the man
I think, therefore, I am.

¬ęStop, what the hell are you talking about?¬Ľ Dos veces para la izquierda. Cargando… Si, dec√≠a ¬ęI think, therefore, I am¬Ľ. Como muchos sabr√°n, la artista en cuesti√≥n es Billie Eilish. Busqu√© informaci√≥n sobre ella para ganar contexto y fui a mostrarles sus canciones a mis hijas. Les gust√≥. Al pasar dije: ¬Ņsaben que esas palabras tambi√©n forman el cogito ergo sum? Mirada at√≥nita. Volv√≠a mi docente de la secundaria. Ella y Descartes, entre nosotros; copresencia. Fue entonces cuando, efusivamente, les dije: ¬ęes tan impresionante lo que dice Descartes, chicas¬Ľ. Dice. Ahora, ac√°, all√°; en cada algoritmo, en cada hoja, en cada golpe de martillo, en cada paquete de papitas.

Tal vez pensaron que estaba loco. No lo s√©, solo s√© que siempre hay una excusa para hablar de Filosof√≠a. O, mejor a√ļn: siempre hay una excusa para hablar de Filosof√≠a apasionadamente. Hoy creo que no hay malas, indiferentes, displicentes o cualquier adjetivo peyorativo que quieran ponerle, alumnas o alumnos. En todo caso, m√©todos incorrectos; est√≠mulos que enmascaran el fondo y lo a√≠slan.

Ya pas√≥ tiempo de ese momento y, en un poco m√°s de mes, mi hija menor har√° su cumplea√Īos tematizado con Billie Eilish y ambas, tal vez desde cierta insistencia en mi interacci√≥n, saben la importancia de hablar de Filosof√≠a. Tambi√©n saben que para eso no se necesita leer muchos libros: podemos filosofar desde lo cotidiano.

Podemos filosofar desde canciones, videos, superhéroes, dioses, Disney o Barbie. Insisto. No solo podemos, sino que tenemos que filosofar; sacar el pensamiento de su continuidad encasillada y aplicar los patrones que creemos ajenos, a la espacialidad. El sesgo es muy grande y la relación de conceptos que creemos en diferentes mundos, muy estrechos.