A volar

Yo, tenía quince años menos que hoy. Ella, ya estaba allí cuando llegué. Era el ser más hermoso que había visto en mi vida. Los minutos pasaron, nos miramos, se fue y yo me quedé, como un chorlito, en silencio.

Entonces, acongojado por mi timidez, decidí salir a tomar aire al balcón. Asombrado noto que ella ya estaba allí. Los minutos pasaron, nos miramos, se fue y yo me quedé, como un chorlito, en silencio.

En ese momento decidí aprender a volar.


2018