TINTORETTO

Taller: El arte como conductor de emociones

En curso

Sociedad Italiana (Correa, SF, Argentina).
Encuentros: martes o jueves.
Info e inscripciones: 25 de Mayo 880 (2506), Correa (Sociedad Italiana).

¿Por qué Tintoretto?

Tintoretto, Jacopo Comin, fue un artista italiano que desarrollo su trabajo principalmente en Venecia. Se decía de él que tenía el diseño de Miguel Ángel y el color de Tiziano, quien fue, brevemente, su único maestro. Su padre lo llevó ante el artista veneciano luego de que el pequeño Jacopo haya pintarrajeado las paredes de su tintorería.

El Lavatorio, 1548-1549 (Museo del Prado de Madrid, España).

La expresión artística de Tintoretto, enérgica y vehemente, le valió el mote de «Il Furioso» y buscaba transmitir emociones más que adaptarse a ciertos cánones de belleza de la época. Tintoretto «hacía hablar a los cuerpos» a través de escorzos, claroscuros más que interesantes y visiones irónicas y desenfadadas.

Era un estudioso del espacio donde se emplazarían las obras y el impacto de las luces, sombras y puntos de vista del observador. Para ello, probaba sus composiciones en pequeños teatros con figuras de cera. Fue reconocido por las grandes dimensiones de muchas de sus obras.

» David Bowie, propietario de un Tintoretto, lo definió como un «Proto rock star».

Por todo esto, consideramos al arte de Tintoretto un modelo para nuestras producciones, anteponiendo la emoción y el impacto en el observador y el medio a los cánones de belleza. Considerados que, Tintoretto, comparte este ideal del arte como conductor de emociones, como conductor evolutivo masivo. Tintoretto interpela al contexto y al sujeto contemplativo.

Propuesta

Sobre los asistentes

En una primera etapa los talleres estarán abiertos a niños y niñas de entre 7 y 12 años [tercero hasta séptimo grado de primaria].

¡Individuos creativos en acción! (Correa, 2022).

Fundamentación

Consideramos que nuestro modo de vida, con la inmediatez de los dispositivos como bandera, nos lleva a asimilar de forma apresurada nuestra individualidad. El alto grado de circulación y acceso a realidades virtuales, en ocasiones disímiles a la propia, y la aceleración de estímulos que de ella deriva, puede manifestarse en incompatibilidades o frustraciones que construyen un arduo puente entre nuestra persona y nuestra realidad cotidiana.

Creemos que, realizar y comprender al arte como mediador y conductor de emociones, podría ayudarnos a expresar estas incompatibilidades, reduciendo así su carga y tensión emocional.

Justamente, en los talleres, intentaremos acercarnos a ese modo de producción y vivencia. «El movimiento se demuestra andando», dijo Diógenes.

Objetivo

Primero creo necesario plantear cuales no serán los objetivos:

Nuestro objetivo será generar un espacio donde los asistentes puedan manifestar sus emociones a través del pensamiento reflexivo-expresivo plasmado en el acto artístico-creativo. Considero muy importante iniciar la participación en los talleres dejando claro que no es necesario dibujar bien para participar de los mismos.

Material de difusión del taller (Correa, 2022).

Metodología

Se planificarán un total de 32 jornadas (16 haciendo énfasis en el dibujo y otras tantas en la pintura y/o color). Así mismo, el número de encuentros se podrá adaptar a las propuestas y necesidades de los diferentes grupos.

Cada encuentro contará con una duración estimada de dos horas cada una y referirá a una temática particular, propuesta por el coordinador o los mismos asistentes, sin restricciones particulares de abordaje.

A lo largo de cada jornada intentaremos trabajar, de forma grupal o individual, pero no aislada, dos espacios:

En el primer espacio, vamos a hacer una puesta en común, generalmente mediados con algún soporte técnico-digital. Según el caso, podremos compartir: diapositivas, videos, música, ilustraciones, obras de arte, fotos, producciones de los mismos asistentes. El contenido podrá ser recomendado por ellos y se pondrá especial atención en la adecuación con respecto a la edad de los asistentes.

En el segundo espacio, será alentada la producción de bocetos e ideas como estudio sin necesidad de verse como una obra terminada u obligación de presentarlas como obras terminadas. Se enfatizará la concepción de desarrollos no esperados por el asistente como aprendizaje creativo y técnico.

Si bien podremos referir materiales, intentaremos adaptarnos a la posibilidad de los asistentes. Las diferentes técnicas serán adecuadas a la necesidad y situación de cada grupo. Además, podremos utilizar la tecnología como soporte de búsquedas e inspiración para las producciones.

Con el correr de las jornadas se propondrá a los asistentes la producción de, al menos, una obra para llevar a cabo posibles exposiciones abiertas a la comunidad a mediados y/o al finalizar los encuentros de ese año. La propuesta será efectiva en determinados puntos del cursado con los materiales que el asistente se sienta más cómodo.

Mi rol como coordinador será, además de alentar ideas, conceptos y proyectos nacidos por iniciativa del mismo grupo, mediar entre los asistentes, tanto entre ellos como con sus propias ideas y posibles desarrollos, y proponer conceptos y técnicas de producción.

Sobre el coordinador

Diego Baigorri (Argentina, 1984). Desde niño ha desarrollado su creatividad a través del dibujo, música, literatura y programación, realizando sus primeras exposiciones artísticas, publicaciones gráficas y aplicaciones informáticas a corta edad. Sus obras pictóricas han sido expuestas, formando parte de catálogos locales y ferias internacionales, en Paris, Nueva York, Londres, Roma, Barcelona y Dubai, entre otros lugares.

> Enlaces: Inicio| Dossier| Exposiciones| Árbol del sitio