Saltar al contenido →

Infeliz monólogo

Si pudiera ser menos sincero y hablarte con esmero de seguro estarías gustosa de admitir mis palabras; pero mi mente en estos momentos esta desterrada: vive en océanos alejados, se pierde en tristezas y se encuentra en tu mirada.

No soy de prometer, si decides permanecer a mi lado es tu responsabilidad. Puedo darte días, meses, incluso años; pero no mi vida en tu vida, eso no lo podrás evitar, ya lo verás.

Maldigo el día en el que te recordé.

(2006)

Publicado en Otros