Idioma:

Sobre mi

Balance: Jiwar (Barcelona)

2014-05-18 00 Pintando Ando Dripping Man (8)

Para que haya un balance tiene que existir dos partes, que se muevan, sumen, resten, igualen y arrojen un resultado. En este caso el balance es cuasi inexistente, el ‘cuerpo’ está totalmente inerte inclinado para un punto; la estancia en Jiwar y Barcelona en si, fue totalmente positiva por donde se la mire.

Llegué a una ciudad donde desde el vamos tenía un amigo con el cual conviví los primeros días. Al pasar a saludar por Asturias 36 (Jiwar), conocí a ‘el otro argentino’. A priori sabía que iba a haber un compatriota y que éramos los primeros en habitar la residencia, lo que nunca me imaginé es que en días pasaría de ser ‘el otro’ a conocido, para mutar a amigo y casi al instante, a hermano.

Estoy hablando de Esteban Páez (Pow). Fue un lujo convivir con él, no solo desde lo humano (lo primordial y esencial), sino también desde lo profesional: tuve un profesor las 24 hs, quien además de enseñarme a valorar mi arte y nuevas técnicas, me ha ayudado a comprenderlo desde el punto de vista teórico.

No podría hacer el balance sin nombrar a actores principales y secundarios. Todos de una forma u otra impactaron en mi. Podemos comenzar con Mireia, la directora de la residencia, pilar fundamental para hacernos sentir en casa (la catalana más argentina que conocimos por lejos), representa como nadie lo que uno busca en un gestor de cultura y arte. Sus hijos Elias y Naïm, familia, amigos y conocidos, todos seres esculpidos de la misma madera.

Residentes con los que tuve contacto cercano: Jerry, Eva y su pequeño Seth de Holanda; Chuck Lesley de Canadá, los hermanos chilenos de ‘La Olla Común‘, Adolfo, Daniela y Axel. Todos conviviendo en un espacio de arte y cooperativismo. Nunca mejor representando el significado de Jiwar: con el diario del lunes, las elecciones de Mireia fueron más que acertadas, el sentido del arte y factor humano de los residentes fue potenciador. Claro está, también debo incluir a los artistas que participaron de los eventos, como el italiano Alter Krapp (Andrea).

Lo más intenso y remachado en la memoria es el trío que formamos con Esteban y Alice (Canadá), mucho feedback y buenas vibras. Una vez más, solo necesitamos minutos para que de una forma u otra nos sostengamos unos a otros, con horas de conversaciones profundas y momentos casi absurdos, sin otro aditivo que pasarla bien. Vivencias que sin piel no se dan, pero cuando la hay entregan recuerdos extraordinarios. ¿Dijimos tres? Tres eran las patas de Pelut, el gato de Mireia, ¿cuando podría pasar para que adoptemos ese nombre?

Por cierto, con Esteban formamos un grupo de trabajo llamado BayPaz Arte + Diseño Alternativo, si bien el nombre es la unión de nuestros apellidos, la idea fue jugar con el bypass del querido Favaloro y su significado. Ya nos encontramos inmersos en un proyecto con la ‘complicidad’ del consulado argentino, buscando apoyo de otras entidades. Unas semanas atrás dije: ‘muchas veces nos quejamos (y con razón) de nuestros funcionarios. Así mismo, cuando uno nota muy buena predisposición y desempeño en su trabajo debemos decirlo: excelente trato y agilidad en el actuar de Aldo Lopez, Cónsul argentino en Barcelona’. Lo ratifico, siempre está dispuesto al diálogo y abierto a nuevas propuestas.

Vía correo electrónico nos contactamos con Federico Duret, artista y diseñador argentino que vive en Barcelona. Nos brindó desde el ‘hola’ datos relevantes de como movernos y con quien contactarnos. También con María Laura Giovannoni, odóntologa, que ha trabajado y trabaja con La Higuera (Rosario), ONG con la cuál el proyecto ‘Nueva Voz‘ esta ligado. Tuvimos un grato encuentro con ella en Mitte (bar de ambiente artístico, propiedad de rosarinos) y luego otro en Jiwar (con entrega de mate en mano, objeto importante para cualquier argento). Como diría mi padre, la ‘Divina Providencia’ se hace presente (hay momentos en que asusta): Laura había pensado un proyecto parecido al que tenemos con Esteban con muchos personajes en común. Es muy posible que trabajemos en conjunto. Perdón, trabajaremos juntos.

En el Balance de La Macina di San Cresci había escrito:

Me di cuenta que había encontrado lo que fui a buscar: conceptos, planteos, replanteos, porqués. Recordé la imagen que relato al comienzo y comprendí que lo que creía incompleto se encontraba rebalsado; a punto tal de no poder conciliar el sueño sin libreta y lápiz en la mesa de luz.
En las próximas residencias tendré que buscar las formas.

Las cosas se dieron tal y como esperaba, en Barcelona entré en mi primer gran mutación artística, empujado por lo craneado en Greve, con un nicho excelso de mezclas culturales, ambientes y personas inspiradoras; las formas, herramientas y un crecimiento extraordinario en todos los sentidos no tardaría en llegar. Ahora, en Madrid, habrá que producir para esperar la vuelta a Barcelona y de allí a empezar con las exposiciones europeas, algunas ya pautadas.

Los invito a visitar la galería donde iré subiendo las obras que voy llevando a cabo en esta nueva etapa.

Un abrazo.


+ info: Galería: Primera MutaciónBalance de La Macina di San Cresci | Noticias dia a dia | Fotos diarias |  Proyecto Nueva Voz | Sobre el Proyecto