Idioma:

Sobre mi

Balance: La Macina di San Cresci

Imagenes Perfil Facebook 7 (1)

Hace tiempo, en Salsipuedes (Córdoba), tras alejarme de mi familia y caminar un rato me senté debajo de un árbol para realizar un boceto. Un boceto que nunca fue obra, pero que se convirtió en texto. El mismo describía muchas facetas del ser humano, la sociedad y su interrelación. Ese texto fue el puntapié para lo que luego sería Diálogos para Sebastián.

Por cuestiones que escaparon de mi persona, pero con las que estuve de acuerdo, la agenda de residencias se conformó con Greve (Firenze) en primer lugar. Desde el primer momento su fisonomía me recordó ese Salsipuedes donde año tras año íbamos con mi familia.

Por muchos motivos y casualidades/causalidades, se diagramó un contexto perfecto de soledad para la introspección y lluvia de ideas, tal y como sucedió aquella vez debajo de un árbol cordobés, pero con grandes diferencias: más de una decena de años, miles de kilómetros de casa y con toda la Toscana a mi alcance. Cuando llegué me propuse realizar como mínimo siete obras, finalmente me estanqué en seis. Obviamente, no me sentía del todo bien conmigo mismo.

En lo que sería mi última caminata por esos caminos (cuando visité el Castillo de Montefioralle) me di cuenta que había encontrado lo que fui a buscar: conceptos, planteos, replanteos, porqués. Recordé la imagen que relato al comienzo y comprendí que lo que creía incompleto se encontraba rebalsado; a punto tal de no poder conciliar el sueño sin libreta y lápiz en la mesa de luz.

En las próximas residencias tendré que buscar las formas, seguir los caminos que se presentan, experimentar y encontrar esa nueva voz para las letras que ya se encuentran en el cancionero. Y, porque no, ampliarlo.

Mientras, a seguir creciendo admirando lo que me llenó desde niño: termino estas líneas desde la habitación Brunelleschi del Hotel París en Florencia… vaya coyuntura…

Un abrazo.


+ info: Noticias dia a dia | Fotos diarias |  Proyecto Nueva Voz | Sobre el Proyecto


Serie Toscana