De procesos creativos

En mi caso, como creo que en la gran mayoría, la creatividad se suele despertar solita y sola por disparadores que a veces poco tienen que ver. Por ejemplo: una vez en La Falda (Córdoba) fuimos a misa y cuando se dijo el famoso ‘este es el misterio de nuestra fe’ sonó el timbre mental y nació un dibujo de fuerte contenido ideológico, con gran crítica al ser humano y al religioso principalmente. ¿Cuantas veces escuché en mi vida esa frase? ¿cientas de veces? ¿más? Como suelo decir, esa es la 1000 y una vez

Los procesos creativos son muy especiales y el resultado puede disparar a cualquier punto ante cualquier estímulo. Tal vez podríamos diferenciar algunos puntos:

  • Ficción/acción artística: una situación, lugar, persona, objeto, frase, etc. puede disparar arte ‘platónico’, no necesariamente debe confluir en algo real o pertenecer a la realidad misma en su totalidad. Vendría a ser una libre interpretación del pasado, presente o futuro impulsada por disparadores externos o procesos internos.
  • Realidad: basado en sensaciones reales y su interpretación. Como los puntos de enfoque tienen ese nacimiento, la palabra real es muy difícil de sostener, nunca (o pocas veces) es fiel reflejo a la realidad, pero si podemos hablar, como decía, de interpretación de lo real y sentido.
  • Inconsciente: ya sea en el dibujo o en la literatura, etc, se pueden ‘tirar líneas’ y dejar que el Arte fluya. Real o imaginario, los significados o significantes poco importan y el resultado suele ser sorprendente. Cuando hago esto, al terminar el proceso creativo, con la obra en mis manos, ni yo lo entiendo y/o busco, por curiosidad, que quise decir como si fuera de un extraño (como siempre digo, creo en la ‘muerte del autor’).
  • Premeditado: en mi caso es el más difícil de conseguir (y lo que suelen recriminarme conocidos al pedirme alguna obra o la falta de ella), el disparador es dado directa/explícitamente sin que llegue ‘solo’, sin la necesidad; al ser naturalmente un artista surrealista, inconsciente, ‘de la necesidad’ y espontáneo, me es casi imposible lograrlo y cuando lo hago, por momentos, lo siento falaz. Sin embargo, con trabajo se puede llegar a obras majestuosas a través de este método (no en mi caso obviamente).

¿Dónde quedan las famosas Musas de las que siempre se hablan en el Arte? En disparadores, ¿simples?, no, complejos y a veces puntuales, es lo que nos lleva a crear Arte. Lease Musa como aquellas 9*, como procesos internos, como ‘ingenio poético propio y peculiar de cada poeta’. Sin embargo sin ellas muchas veces el artista se apaga. Claro que, por lo menos en mi caso, existen diferentes grados: hay musas que nos pueden inspirar una vida artística entera y otras que solo llegan a explotar en una obra. ¿Mejor o peor? Como siempre digo, no creo en eso.

¿Se debe/puede enamorar/prendar/aficionarse un artista de su Musa? Efectivamente, lo peligroso es cuando ese proceso interno/recuerdo es un hecho doloroso circular que lleva al desgaste, repetición y en vez de apagar al artista lo puede llevar a incinerarse (¿teléfono Kurt?).

Lo ‘ideal’ es enamorarse del arte mismo, amar al arte. Vamos a la RAE para simplificar el significado de amor: ‘Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser’¿Qué es el Arte más que la necesidad de completarse? (el conocido: ‘Si no lo hago siento que me falta algo’). Entonces el arte busca lo mismo que el amor y hasta podemos decir que es Amor en movimiento, con la misma raíz egoísta de este último, ya que busca remediar esa insuficiencia. Claro, también se puede hacer arte desde el contrario, pero, se sabe, los contrarios nacen de un mismo sentimiento, por lo cual no hace falta explayarse demasiado en ese punto.

Entonces el Arte/Amor e Individuo (artista) confluyen en un punto de ida y vuelta a través de la obra, un punto liberador de necesidades. Desde acá podemos ir a que: ‘el Amor es afán por futuro’. Entonces, siguiendo silogismos podemos ir que: el arte y el amor busca completar a la persona o su psiquis a través del sentimiento, podemos decir que buscan, a su forma, mejoría personal (¿futuro?), podemos decir que la Filosofía es arte de pensamiento puro, de conocimiento e introspección, siendo ‘Afán de sabiduría’, podemos decir que el Amor, el Arte y la Filosofía son proyecciones potenciales de Futuros (por más que sean basados en pasados o presentes), de reflexión y autoconocimiento. Por lo tanto, como decía, potencialmente liberadoras y que de una forma u otra nos llevan, a través de la creatividad, a una sabiduría del todo.

Cuando podemos manejar esas cosas con naturalidad es cuando el arte/vivir (la acción de vivir) se vuelve ‘adulto’ y desprejuiciado para el artista (y también el observador, ese tercero en discordia), sin necesidad de muchas vidas: directo, real, sin dobles mensajes, sincero y último; buscando el futuro, la sobrevivencia del sensible y la persona en esta selva camaleonica. Es un núcleo indispensable para cualquier ser humano en su formación y ejercicio para una mejor vida. Lo complicado es abrirse, aceptarse, escucharse, comprometerse, valorarse y ser… Claro, en esos ‘se’s’ finales también se incluyen los hechos que la vida nos regala tan ‘amablemente’.

Para terminar, el ‘¿para quien?’ o el ‘¿por que?’. Como decía en las 1001 canciones, es muy relativo:

Hay canciones (¿o todas?) que son de cualquier momento y lugar en el que uno se sienta así. Por eso muchas (o todas) las obras de arte son para nadie y para todos a la vez, simplemente por y para la vida.

Podemos adaptar cualquier obra al momento y/o a situaciones puntuales ‘mil y una más’ veces; esa es la ‘magia’ del arte, de las sensaciones a flor de piel, de ese lugar donde, tarde o temprano, todos (o la gran mayoría) vamos a estar, tal vez ‘sin ser los mismos’.

Claro, vale la aclaración estoy hablando de proceso creativos generales, no puntuales y tampoco de relaciones personales y afectivas.

Un abrazo.


Calíope (‘la de la bella voz’); musa de la elocuencia y poesía épica (canción narrativa). Clío (‘la que ofrece gloria’); musa de la Historia (epopeya). Erato (‘la amorosa’); musa de la poesía lírica-amorosa (canción amatoria). Euterpe (‘la muy placentera’); musa de la música, especialmente del arte de tocar la flauta. Melpómene (‘la melodiosa’); musa de la tragedia. Polimnia (‘la muchos himnos’); musa de los cantos sagrados y la poesía sacra (himnos). Talía (‘la festiva’); musa de la comedia y de la poesía bucólica. Terpsícore (‘la que deleita en la danza’); musa de la danza y poesía coral. Urania (‘la celestial’). musa de la astronomía, poesía didáctica y las ciencias exactas.

Diego Baigorri
Diego Baigorri
Diego Baigorri. 1984. Soy un artista & desarrollador autodidacta, apasionado por el arte y las tecnologías. Aquí encontrarás más datos sobre mi.